De izquierda a derecha: Vitaliy Komarov, Ivan Chaykovskiy, Sergey Shatalov, Yuriy Chernyshev y Vardan Zakaryan el día del veredicto

Veredictos injustos

Un tribunal de Moscú condena a cinco testigos de Jehová a entre 4 y 6 años de cárcel en una colonia penal

Moscú

El 31 de marzo de 2023, la jueza Yevgeniya Babinova, del Tribunal de Distrito de Babushkinsky de Moscú, pronunció un veredicto cruel: los moscovitas amantes de la paz y respetuosos de la ley son enviados a una colonia penal durante mucho tiempo solo por su fe. El tribunal condenó a Ivan Chaykovskiy, de 67 años, Vitaliy Komarov, de 47, Yuriy Chernyshev, de 59, y Sergey Shatalov, de 53, a 6 años y 3 meses en una colonia penal, y a Vardan Zakaryan, de 51 años, 4 años y 3 meses en una colonia penal.

Los cinco condenados fueron detenidos en la sala del tribunal. Pasaron los últimos dos años y medio bajo arresto domiciliario, y durante los primeros seis meses no se les permitió comunicarse con sus esposas. Tres de los cinco tienen hijos menores de edad. Chaykovskiy, Komarov, Chernyshev y Shatalov han sido declarados culpables en virtud del párrafo 1 del artículo 282.2 del Código Penal de la Federación de Rusia, relativo a la organización de la actividad de una organización prohibida. Vardan Zakaryan fue declarado culpable de involucrar a otros en una organización de este tipo. Los propios creyentes afirman que estaban ejerciendo su derecho a la libertad de religión; no tienen nada que ver con el extremismo o con una organización prohibida. El veredicto no ha entrado en vigor y puede ser recurrido.

No hay víctimas, no hay daños a la propiedad y no hay hechos de acciones o declaraciones ilegales en el caso. Sin embargo, el fiscal pidió al tribunal que condenara a los creyentes de 6 a 8 años en una colonia penal.

El caso se inició el 24 de noviembre de 2020 y el mismo día se realizaron registros en 22 domicilios en Moscú. Las imágenes de video de los agentes del orden público se transmitieron en los canales de televisión estatales y se presentaron como el arresto de delincuentes extremadamente peligrosos. Durante el registro, Vardan Zakaryan fue golpeado en la cabeza con una culata y fue hospitalizado el mismo día con una contusión en la cabeza y una crisis hipertensiva. Agentes de la ley armados vigilaban su habitación en el hospital; A los familiares no se les permitió visitarlo ni darle comida. En ese estado fue sometido a interrogatorio durante la noche, tres días después de la golpiza. Luego fue trasladado a un centro de detención temporal. Los cinco hombres pasaron de dos a cuatro días en el centro de detención temporal.

En su llamamiento al Comisionado para los Derechos Humanos de la Federación de Rusia, el abogado de Vardan Zakaryan señaló: "El uso de la violencia, los daños a la propiedad y otros tratos crueles e inhumanos no pueden justificarse contra estas personas, que tienen fuertes convicciones sobre la inaceptabilidad de la violencia, no se resisten a las autoridades y no toman las armas". El propio Vardan, hablando ante el tribunal, dijo: "Mis puntos de vista no tienen nada que ver con el extremismo y no he cometido ningún delito. Todas mis acciones fueron pacíficas y determinadas por mi fe en Dios y el amor por otras personas".

La vigilancia de los creyentes se llevó a cabo durante al menos tres años. Bajo el pretexto de "infiltración operativa" se les enviaron provocadores, que grabaron discusiones religiosas y trataron de provocarlos para que hicieran declaraciones negativas sobre la policía. Así, en 2018, se presentó el agente "Makarov". Desde la primera reunión, grabó conversaciones con Zakaryan sobre temas bíblicos. Estos registros luego formaron la base del caso penal, que llegó a los tribunales en febrero de 2022.

Ivan Chaykovskiy, un veterano jubilado del trabajo y padre de cuatro hijos, que se hizo testigo de Jehová en 1977 (mucho antes de que se formaran las entidades legales), dijo: "A todos se nos acusa de algo que no hicimos. Y hoy estoy siendo juzgado simplemente por mi fe y mi derecho a creer en Dios... No se necesitan entidades legales para adorar a Dios, y no hay necesidad de crearlas o restablecerlas". Cabe destacar que en 2010 Ivan Chaykovskiy fue uno de los demandantes en el caso de los Testigos de Jehová en Moscú contra Rusia, que llevó a que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos obligara a Rusia a rehabilitar plenamente a la comunidad pagando a los creyentes una gran compensación económica.

En su declaración final, Yuriy Chernyshev expresó su desconcierto por el enjuiciamiento penal por sus creencias: "A lo largo de mi vida no he tenido antecedentes penales, ni un solo registro con la policía. Traté de llevar una vida pacífica y tranquila. ¿Es esta la vida que llevan los extremistas?" Llegó a la siguiente conclusión: "No se me juzga por violar la ley, no por cometer un delito comprobado, sino simplemente porque soy testigo de Jehová". Yuriy Chernyshev recibió un premio del Ministerio de Comunicaciones y Medios de Comunicación de la Federación de Rusia.

Vitaliy Komarov agregó: "Somos como todos los demás. No nos creemos especiales porque, como todo el mundo, nos enfrentamos a problemas ordinarios". Vitaliy cuenta con varias condecoraciones estatales, entre ellas una medalla de plata de la Orden "Al Mérito a la Patria", autorizada por el presidente V. V. Putin el 25 de octubre de 2018.

Sergey Shatalov, con la esperanza de un juicio justo, dijo: "Mi conciencia está tranquila tanto ante Dios como ante la gente. ¿Quiero justicia en esta audiencia judicial? Sí. Sin embargo, si el estimado tribunal decide lo contrario, esperaré la justicia de Dios".

En su sentencia sobre la persecución de los testigos de Jehová en Rusia, el Tribunal Europeo sostuvo que "el Estado demandado debe tomar todas las medidas necesarias para garantizar el sobreseimiento de todos los procedimientos penales pendientes contra los testigos de Jehová" (§ 285).

El caso de Chaykovsky y otros en Moscú

Historia del caso
En noviembre de 2020 se llevó a cabo una gran operación especial en Moscú: 22 registros en las casas de los testigos de Jehová. Vardan Zakaryan fue hospitalizado debido a las heridas infligidas por las fuerzas de seguridad. Él, así como Vitaliy Komarov, Yuriy Chernyshev, Ivan Tchaikovskiy y Sergey Shatalov fueron colocados en una sala de aislamiento en el número 38 de la calle Petrovka. Los creyentes fueron acusados de organizar las actividades de una organización extremista, y Zakaryan fue acusado de estar involucrado en ella. Cabe destacar que Tchaikovskiy en 2010, a través del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, obtuvo una indemnización por la violación de sus derechos debido a la liquidación ilegal de la comunidad de los testigos de Jehová de Moscú. En el invierno de 2022, el caso llegó a los tribunales. La acusación se basó en el testimonio del agente del FSB “Makarov”, quien fingió un interés en la Biblia. En marzo de 2023, el tribunal condenó a Tchaikovsky, Komarov, Chernyshev y Shatalov a 6 años y 3 meses de prisión, y a Zakaryan a 4 años y 3 meses de prisión. El recurso confirmó esta decisión en abril de 2024.
Cronología

Demandados en el caso

Resumen del caso

Región:
Moscú
Asentamiento:
Moscú
Número de causa penal:
12002450046000077
Instituido:
24 de noviembre de 2020
Etapa actual del caso:
El veredicto entró en vigor
Investigando:
Dirección Principal de Investigación del Comité de Investigación de Moscú
Artículos del Código Penal de la Federación de Rusia:
282.2 (1), 282.2 (1.1)
Número de caso judicial:
01-0003/2023 (01-0237/2022)
Tribunal:
Бабушкинский районный суд г. Москвы
Juez:
Евгения Бабинова
Historia del caso